jueves, 1 de noviembre de 2007

por la laica

En conjunto con otras organizaciones sindicales, sociales, académicas, políticas, estudiantiles y de derechos humanos, AGMER publicó la siguiente solicitada, manifestando su defensa irrestricta de la educación laica.


Porque el laicismo en la educación responde a las necesidades de los pueblos que han aspirado a asegurar la libertad de conciencia y el espíritu crítico, a afianzar mediante la educación una forma de gobierno y un sistema de vida democráticos, en los que se exprese el pluralismo social y político del país en el marco de la defensa de los derechos humanos.

Porque la educación laica es garante del derecho de todos y todas en condiciones de igualdad. Una escuela pública, laica, gratuita y obligatoria no excluye a nadie sean cuales sean sus características personales, su origen social, su cultura o sus creencias.

Porque la educación laica permite el reconocimiento de la diversidad y el respeto de los derechos de las minorías, garantía de igualdad jurídica de todos ante la ley.

Porque la escuela pública es un espacio de convivencia y cohesión social para adquirir conocimiento y valores democráticos en los que no caben los adoctrinamientos, la segregación o la exclusión. En la escuela pública, gratuita, laica y obligatoria se forman ciudadanos y ciudadanas.

Porque las creencias religiosas y las no creencias son opciones personales que hay que respetar por igual y que se pueden expresar en los lugares públicos correspondientes (templos, centros cívicos, etc).

Por eso frente al documento del Arzobispado de Paraná Junta Arquidiocesana de Laicos, los abajo firmantes abogamos por una escuela pública, laica, gratuita y obligatoria, como responsabilidad indelegable del Estado, que eduque sin dogmas en valores humanistas y universales, en la pluralidad, en el respeto a los derechos humanos, en la asunción de la diferencia y de la diversidad, y en valores éticos, no sexistas y democráticos.